Anorgasmia femenina y cómo combatirla

Es una de las enfermedades más comunes entre las mujeres. Descubre en qué consiste y cómo se puede tratar.

Si bien la anorgasmia afecta tanto a hombres como a mujeres, es mucho más común en las féminas. Según la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Comportamiento elaborada por la Universidad de Indiana (Estados Unidos), el 91% de los hombres experimentó un orgasmo durante su último encuentro sexual frente al 64% de las mujeres. De hecho, se calcula que el 10% de las mujeres nunca lo ha experimentado.

Anorgasmia femenina

La Academia Real Española define la anorgasmia como la “ausencia o insuficiencia de orgasmo sexual”. La anorgasmia femenina es la dificultad persistente y recurrente en una mujer para llegar al orgasmo, momento de descarga de la tensión sexual, que generalmente se acompaña de una sensación subjetiva de placer intenso.

La anorgasmia es primaria cuando no se logra bajo ningún método de estimulación. Es secundaria si se logró alcanzar orgasmos en el pasado, pero no se logra en el presente.

Síntomas y Causas

La forma en que se siente un orgasmo varía según la mujer y, en particular, puede variar en función de cada orgasmo.

Por definición, los síntomas principales de la anorgasmia son la incapacidad de tener orgasmos o grandes retrasos para alcanzarlos.

Este clímax placentero es una reacción compleja a muchos factores físicos, emocionales y psicológicos. Si tienes problemas en alguno de estos puntos, la capacidad de tener orgasmos puede verse afectada.

Las causas de esta disfunción son múltiples y variadas. Si bien la mayoría de los casos se produce por causas psicológicas, es importante descartar los componentes orgánicos.

Cómo combatirla

Es muy importante la consulta con un profesional para no vivir una anorgasmia en soledad y poder disfrutar de una vida sexual plena y saludable. Es un profesional quien determinará si es una causa orgánica o psicológica, y dará un tratamiento adecuado para cada caso.

En el caso de que no existan causas orgánicas a la base, el tratamiento indicado es la psicoterapia sexual. Si la pareja debe participar o no depende de cada persona, pero por lo general, cuando hay pareja estable, resulta efectivo integrarla en el proceso.

Para prevenir y mejorar la condición es muy importante educar sobre actitudes sexuales saludables, formas simples de estimulación y placer tanto individual como compartido.

Encuentra más información en Mayo Clinic y no dejes de seguirnos en Facebook y YouTube.