Disfunción eréctil: un mal que afecta al 50% de los chilenos

La impotencia o disfunción eréctil es una afección masculina que, sin duda, afecta a una gran parte de la población y puede desencadenar otros problemas de salud si no se trata de forma efectiva y a tiempo.

Las estadísticas nos indican que el 50% de los hombres chilenos mayores de 40 años sufren de esta disfunción sexual en menor o mayor grado. La disfunción eréctil no es blanco y negro, hay matices en cómo afecta a los que la padecen.

En muchos casos se trata de episodios esporádicos, que no se mantienen en el tiempo, pero muchos otros tiene una condición más grave y hace imposible la erección en todo momento.

Seguramente has visto en una infinidad de películas, series y teleseries que la respuesta que se da a la disfunción eréctil es solo una: la famosa pastillita azul. Una píldora que llega con capa de héroe a levantar al caído en el momento justo, salvando la intimidad.

La verdad es que esto es ficción. Sí, existe una pastilla llamada Viagra que logra un mejor flujo sanguíneo en el pene y esto resulta en lograr y mantener una erección. Sin embargo, donde está el mito es que esto sea la única solución y que funcione igual en todos los pacientes.

Pero no debes desanimarte si eres uno de los hombres que sufren de esta afección pues en todos los casos es tratable y puedes recuperar tu vida sexual.

Lo que sucede en varios hombres es que ante este problema se sienten avergonzados y se guardan el problema en lugar de buscar una solución real. Pocos son los que acuden a especialistas de sexualidad por los tabúes que rodean al tema sexual en nuestra sociedad.

Pero, ¿sabías que el 100% de los casos de Disfunción Eréctil son curables? Sí, no es una cifra inventada, existen soluciones efectivas para todos los casos.

 

¿Qué es la disfunción eréctil?

La erección es un fenómeno neurovascular sometido a control hormonal, esto quiere decir que involucra los sistemas nervioso y vascular, además de la intervención de algunas hormonas.

Consiste en dilatación de las arterias, la relajación del músculo liso trabecular y la activación del mecanismo venooclusivo de los cuerpos cavernosos del pene. Es un proceso complejo y con distintos elementos involucrados.

Ahora bien, la disfunción eréctil se refiere a la imposibilidad de que el fenómeno de la erección ocurra o que simplemente se mantenga para alcanzar la satisfacción sexual. También es llamado impotencia.

Junto con la eyaculación precoz, constituye una de las enfermedades más comunes de índole sexual en la población masculina.

A pesar de que es un trastorno benigno, puede generar consecuencias en la salud física, emocional y psicosocial del paciente, afectando negativamente la calidad de vida del que lo sufre y su pareja.

Tener problemas de erección una que otra vez no tiene por qué ser una causa de angustia para el hombre. Sin embargo, puede desencadenar estrés, disminuir la confianza propia, contribuir en problemas de pareja y generar ansiedad.

También, la disfunción eréctil puede ser un indicador de un problema de salud subyacente, como veremos con mayor detalle más adelante.

 

Síntomas de la disfunción eréctil

Antes de contarte cuáles son los síntomas asociados a la disfunción eréctil, es importante recalcar que no se trata de una disfunción exclusiva de los años dorados.

Socialmente es común dar por sentado que solo después de los 50 años es que el pene comienza a dar problemas y la vida sexual se ve reducida de forma ineludible. Lo cierto es que esta patología afecta a hombres de cualquier edad, de hecho, la incidencia de la disfunción eréctil en hombres de 18 a 30 años fluctúa del 10 al 15% de la población.

El síntoma principal es que la calidad de la erección se viene a menos. Hay menor rigidez y la duración es bastante corta. De acuerdo a la causa que lo origina, este síntoma será persistente o no, o solo ocurrirá en situaciones puntuales.

 

Causas de la disfunción eréctil

En el caso de los pacientes jóvenes las causas suelen ser psicológicas: estrés, depresión, ansiedad; y el consumo de drogas, alcohol y tabaco. En la población con más edad puede ser causada por factores psicológicos, orgánicos o ser el indicio de un problema de salud subyacente.

Causas por otras enfermedades

  • Enfermedad cardiovascular.
  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes mellitus.
  • Hiperlipidemia
  • Cirugía mayor (prostatectomía radical) o radioterapia (pelvis o retroperitoneo).
  • Esclerosis múltiple.
  • Atrofia múltiple.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Tumores
  • Ictus
  • Discopatía.
  • Trastornos de la médula espinal.
  • Uremia
  • Polineuropatía.
  • Enfermedad de Peyronie.
  • Fractura del pene.
  • Curvatura congénita del pene.
  • Micropene
  • Hipospadias, epispadias.
  • Hipogonadismo
  • Hiperprolactinemia
  • Hiper e hipotiroidismo.
  • Enfermedad de Cushing.

Causas por hábitos del paciente

  • Tabaquismo
  • Alcoholismo
  • Uso de fármacos antidepresivos, antihistamínicos, antiandrógenos y/o antipsicóticos.
  • Consumo de drogas (heroína, cocaína, metadona).

Causas psicológicas

  • Falta de excitación sexual.
  • Trastornos relacionados a la intimidad sexual.
  • Ansiedad
  • Estrés.
  • Depresión.

 

Enfermedades que pueden causar la disfunción eréctil

Como ya mencionamos, la disfunción eréctil puede ser un indicador de que algo anda mal en nuestro cuerpo. Es una respuesta a enfermedades que tal vez no se han diagnosticado o, simplemente, no están controladas. Algunas de estas enfermedades subyacentes son:

  • Diabetes y la disfunción eréctil

Tal vez sea esta la que más produce problema de erección. Con el paso del tiempo, y si no se encuentra bajo control, la diabetes puede ocasionar daños en los vasos sanguíneos y nervios.

El exceso de glucosa en la sangre afecta negativamente la circulación y, de esta forma, la erección se ve comprometida. Se estima que los diabéticos tienen dos o tres veces más probabilidades de padecer de disfunción eréctil y que el problema puede presentarse hasta 15 años antes que en aquellos que no son diabéticos.

Incluso, los problemas de erección pueden iniciar antes del diagnóstico de la diabetes. Por eso es importante acudir al médico cuando notes estos eventos.

  • Operación prostática puede provocar disfunción eréctil

Tras una cirugía por cáncer de próstata es común que la disfunción eréctil se convierta en un problema recurrente que afecte de forma negativa la calidad de vida del paciente.

Nuestro Director Médico, Dr. Carlos Vargas García, explica que el problema ocurre porque los nervios asociados a la erección están adheridos a la próstata y, durante la cirugía, es complicado salvar estos nervios.

Cuando el cáncer es demasiado agresivo, es posible que estos nervios sean extirpados para ser exhaustivos en la eliminación de células cancerígenas.

Aproximadamente del 25% al 75% de los operados de próstata necesitan un tratamiento sexológico para combatir la falta de rigidez y es justo este tipo de tratamiento, y otros relacionados a las patologías sexuales, que puedes encontrar en nuestra clínica chilena especializada en sexualidad.

  • Disfunción eréctil en pacientes con hipertensión arterial

Esta patología genera daños a nivel vascular que afectan la llegada de la sangre a cuerpos cavernosos. Al momento de la erección el flujo sanguíneo tiene menor presión a causa de los medicamentos hipotensores.

Los pacientes hipertensos tienen una probabilidad de padecer disfunción eréctil de un 14% cuando son tratados con hipotensores.

Además, la presión arterial alta o los medicamentos para tratarla pueden disminuir el deseo sexual e interferir con la eyaculación.

  • Disfunción eréctil y problemas de peso

El sobrepeso y obesidad están íntimamente relacionados con enfermedades cardiovasculares, intolerancia a realizar esfuerzos físicos, problemas de colesterol, diabetes y otras afecciones. Es aceptado que la obesidad puede ser el origen de la disfunción eréctil y de la supresión del deseo sexual en algunos casos.

Si bien ya mencionamos la diabetes arriba, el colesterol es otro problema que afecta la calidad de la erección. Casi 80% de los pacientes con disfunción eréctil poseen colesterol alto, esto limita el flujo sanguíneo por bloquear las arterias con sustancias lipídicas.

El aumento de peso hace que la función sexual se venga a menos. Otra consecuencia es la disminución de testosterona que ocurre cuando se tiene sobrepeso. Esta hormona está íntimamente relacionada con el apetito sexual y la calidad de la erección.

  • Tabaquismo afecta la erección

El consumo de tabaco causa una condición llamada arteriosclerosis. Esta patología genera el estrechamiento de las arterias y, en algunos casos, la oclusión de vasos sanguíneos.

De esta forma, se interfiere con el flujo de la sangre. En 27,2% de los pacientes masculinos con patologías sexuales, el problema es consecuencia de alguna afección relacionada al consumo de tabaco.

 

Tratamientos de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil debe tratarse de acuerdo a su origen, por este motivo no hay un tratamiento único aplicable para todos los pacientes que la padecen. Algunos cursos de tratamientos son:

  • Control de enfermedades que sean la causa de la disfunción eréctil:

Si el trastorno lo ocasiona alguna de las enfermedades que mencionamos, entonces es imperativo revisar con tu médico el control de la patología. Además de revisar los efectos secundarios de los medicamentos que tomas para controlarla.

  • Terapia farmacológica para combatir la disfunción eréctil:

Dependiendo del caso, nuestros especialistas podrían indicar la ingesta de medicinas por vía oral para superar la disfunción eréctil.

Lo que hacen estas medicinas es relajar los músculos lisos involucrados y aumentar el flujo de la sangre en el pene durante el periodo de estimulación sexual.

Es de suma importancia que estos fármacos no se mezclen con otros que contengan nitratos para tratar problemas cardiovasculares pues entran en conflicto.

  • Medicinas por vía inyectable o supositorios

Los fármacos consumidos por vía oral ayudan con la estimulación pero no generan una erección automática. En cambio, las inyecciones o supositorios sí lo logran.

Si el especialista de sexualidad prescribe este tratamiento, el paciente será el encargado de aplicar la inyección en el pene o insertar el supositorio en la uretra. Esto debe hacerse 8 o 10 minutos antes de la relación sexual y dará una erección de duración variable: de 30 a 60 minutos.

  • Dispositivos al vacío

Se trata de un aparato que bombea el pene para que se llene de sangre y se ponga rígido. Existen algunos riesgos asociados a este tratamiento pero si se usa correctamente no debería ocasionarlos.

  • Terapia de hormonas para la disfunción eréctil

Si el paciente sufre de disfunción eréctil como resultado de un desbalance hormonal, entonces deberá tomar suplementos de hormonas para solucionar el problema. Uno de los casos en los que es aplicable este tratamiento es en hombres con déficit de hormonas.

  • Terapia psicológica

Cuando el origen de la disfunción eréctil responde a una causa psicológica o mixta, entonces es necesario que el paciente asista a sesiones de terapia psicológica para erradicar la patología.

  • Cirugía de pene

Este siempre es el último recurso, cuando las otras opciones de tratamiento fallan. Dentro de esta solución se encuentra la cirugía para implantar una prótesis que ayudar a que el pene esté erguido y la reconstrucción de arterias para mejorar el flujo sanguíneo.

 

¿Cómo prevenir la disfunción eréctil?

No existe una forma puntual para prevenirla pues sus causas son variadas. Sin embargo, existen factores que pueden influir negativamente en tu desempeño sexual y con estos tips puedes evitarlos:

  • Alimentación y estilo de vida sano: es muy cierto eso de que somos lo que comemos, pues de ahí viene el combustible para todos los procesos orgánicos que requerimos día a día. Opta por alimentos que ayuden al flujo sanguíneo como la granada y la sandía, elimina las grasas saturadas que pueden disminuir la calidad de tus arterias. Con una alimentación saludable y ejercicios puedes controlar problemas hormonales y recuperar tu energía.
  • Respira y relájate: parte del problema puede ser la angustia a fallar durante la relación, toma 10 respiraciones lentas y profundas antes de comenzar y deja que esto te traiga calma.
  • Orina antes del acto: así lograrás liberar presión sobre los genitales, puede mejorar tu rendimiento y duración en la cama.

Factores de riesgo en la disfunción eréctil

Además de las enfermedades que pueden ocasionar la disfunción eréctil y que ya mencionamos con anterioridad, estos otros factores pueden aumentar el riesgo a padecer esta disfunción sexual masculina:

  • Edad: aunque no es una consecuencia ineludible de la vejez, luego de los 45 años aumentan las probabilidades de tener problemas de erección.
  • Sedentarios: estudios demuestran que puede disminuirse en un 70% el riesgo a sufrir disfunción eréctil cuando el hombre es activo físicamente.
  • Trastornos afectivos: la baja autoestima, problemas en la relación de pareja, estrés, haber recibido una educación restrictiva sobre el tema sexual, ser víctima de violencia sexual, depresión y ansiedad están relacionados con el desarrollo de la disfunción eréctil.

 

¿Cómo es el diagnóstico de la disfunción eréctil?

Para poder determinar la causa que origina esta disfunción es necesario realizar una evaluación en la que al paciente se le realiza un Doppler peneano, un test de sensibilidad eyaculatoria y una prueba de tratamiento.

La duración de esta consulta es de entre 90 a 120 minutos. Con los resultados de estos exámenes podemos definir un curso de tratamiento a seguir.

Sex Medical Chile es una clínica chilena especializada en la atención de patologías sexuales del hombre y de la mujer, con un equipo médico de insuperable trayectoria y un director médico con 12 años de experiencia en la urología sexual.

El Dr. Carlos Vargas García, director médico de Sex Medical Chile, indicó que a los hombres les cuesta mucho acudir por sí mismos a la consulta para buscar solución a estos problemas. Asegura que, en la mayoría de los casos, los pacientes llegan gracias a la motivación de su pareja, porque sufrieron alguna infidelidad o como resultado de un ultimátum.