Eyaculación precoz: ¿qué es exactamente?

La eyaculación precoz no es más que la salida del semen antes de que el hombre lo desee.  Este problema sexual puede ocurrir al practicar sexo con la pareja o estando solo durante la masturbación. Se presenta de forma repetitiva en todos los encuentros sexuales. 

De tal modo, al paciente se le hace difícil tener control en la salida del contenido eyaculatorio, percibiéndolo muy rápido. Esto genera sensación de disconfort, malestar, angustia e incomodidad tanto para él como para su pareja.

Es importante no confundir orgasmo con eyaculación. Un orgasmo se refiere a aquel punto máximo de placer sexual o excitación sexual (alto nivel de sensación placentera) donde la persona libera tensión y “se siente feliz”. Al contrario,  la eyaculación no es más que la salida del contenido eyaculatorio (semen). Por lo general ambos procesos suceden simultáneamente; es decir, cuando se alcanza el orgasmo se eyacula, pero en ciertos casos y circunstancias no sucede así.

Hay quienes manifiestan eyacular en pareja apenas se  quitan la ropa (eyaculación rápida severa); unos apenas intentan tener contacto íntimo (eyaculación rápida moderada) y otros cuando logran intimar, pero solo con pocos movimientos pélvicos (eyaculación rápida leve).

De acuerdo a los datos estadísticos obtenidos en diversos  trabajos de investigación, esta patología alcanza hasta un 42% de la población masculina, siendo la enfermedad sexual mas frecuente en el hombre. 

Hay quienes eyaculan rápido de toda la vida; es decir, desde que se inician sexualmente. Otros, en cambio, funcionan bien y luego comienzan a eyacular rápido. Las causas de la eyaculación rápida pueden ser orgánicas (alteración de algún órgano), funcionales (aprendizaje) y mixta. Hay tratamientos que pueden ayudarte a resolver el problema con una efectividad superior a un 80%. 

 

¿Por qué ocurre la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz puede tener su origen en problemas psicógenos,  orgánicas o mixtas. En las causas orgánicas se mencionan patologías tales como: inflamación de la próstata, trastornos de la conducción nerviosa, diabetes, hipertensión, esclerosis múltiples, lesiones de la médula, secundarias a medicamentos, entre otras.

 Cuando se habla de causa funcional se refiere al aprendizaje, es decir, las conductas que ha realizado el individuo en su historia sexual que han motivado a eyacular en un corto tiempo. He aquí algunos ejemplos: 

-La masturbación en grupo durante la adolescencia, con motivación a quien eyacule primero es el ganador.

– El chico que está solo en casa y quien apresura el tiempo en la actividad sexual con la novia por temor a ser descubierto.

-El chico que al bañarse se masturba muy rápido por temor y vergüenza a que piensen mal de él. 

En fin, todas aquellas circunstancia que han motivado a apresurar el tiempo para eyacular, generan como consecuencia un aprendizaje que se mantiene en la vida adulta.   

Quienes padecen de este trastorno buscan soluciones pocos eficaces que a la larga agravan el problema. Hay quienes señalan “pensar en otra cosa” mientras tienen relaciones sexuales y tomar mucho alcohol para tardar un poco más. Otros, en cambio, se colocan anestesia local o prefieren masturbarse antes de tener relaciones sexuales. Incluso, por desesperación, unos toman vasoactivos o algún fármaco parecido (sildenafil). Y, por último, están aquellos que se colocan un condón retardante o doble condón. 

Todos estos métodos son completamente inútiles, ya que solo enmascaran la eyaculación precoz. Afortunadamente existen tratamiento altamente efectivos para resolver la situación y mantener un tiempo de eyaculación adecuado. Si necesitas más información, ingresa aquí.

diabetes- disfuncion erectil