Los tratamientos más comunes de la anorgasmia

Hay cosas que hacemos a diario que, si les pusiéramos más atención, podríamos darnos cuenta de la influencia que tienen a la hora de padecer esta disfunción y hacer algo al respecto.

La anorgasmia puede ser un problema no menor, especialmente si la pareja no logra descubrir la causa ni el tratamiento correcto. Debido a la naturaleza de esta disfunción, resulta difícil para la persona que lo padece el discutirlo con alguien más, y mucho más cuando se trata de pedir ayuda.

La buena noticia es que la anorgasmia, como lo hemos mencionado en entradas anteriores, puede ser tratada.

La incapacidad de llegar al orgasmo puede deberse tanto a causas psicológicas como físicas. El descubrir los problemas que llevan a la anorgasmia, y el entendimiento de los problemas emocionales que inhiben la respuesta sexual, darán como resultado el poder disfrutar de una mejor y más satisfactoria intimidad.

Cambios en el estilo de vida y en la intimidad

Muchas mujeres experimentan problemas de anorgasmia debido a la falta de conocimiento sobre sus propios cuerpos y sus procesos de excitación sexual.

La experimentación y un mejor conocimiento de tu propio cuerpo, a menudo resulta más que suficiente para poder superar esta disfunción. El descubrir qué tipo de estimulación te genera mejores resultados, te ayudará a relajarte y a disfrutar más. A medida que vayas aprendiendo más y más sobre tu propio cuerpo y cómo reacciona, serás capaz de llegar al clímax.

La comunicación, confianza y apertura sobre el tema con la pareja también es importante. Muchos no son capaces de llegar al orgasmo debido a que se avergüenzan de su cuerpo y tienen problemas de confianza con sus parejas.

El acudir a un terapeuta sexual puede ayudarte a realizar estos cambios, sobre todo si no te atreves a discutir este tipo de cosas con tu pareja. Un terapeuta será capaz de señalar la causa exacta del problema y podrá sugerir los pasos y técnicas a seguir para conseguir mejores resultados.

Otros tratamientos posibles

Si la anorgasmia es causada por bajos nieles de testosterona, en el caso de los hombres, o está relacionada a cambios relacionados con la menopausia, en el caso de las mujeres, el tratamiento más probable en estos casos es el hormonal; terapia de testosterona o estrógeno, según corresponda.

Encuentra más información sobre cómo tratar la anorgasmia en Web Consultas y no olvides seguirnos en Facebook y YouTube.